imagen_memorable1

Creación de contenido memorable para cursos en línea

Las experiencias memorables nunca se olvidan, sobre todo, aquellas que tienen como ingrediente principal a la emoción. Por ello, en todos los cursos en línea, no deben faltar la incorporación de elementos como la interacción, el audio o la narrativa, que impulsen al usuario a asimilar con mayor facilidad el contenido.

Para desarrollar un curso con este tipo de características, se requiere un diseño pedagógico eficiente. Godwin, R (2018) propone algunas consideraciones especiales al respecto, mismas que enunciaremos a continuación.

Identificar los objetivos:

Es importante brindar a los usuarios un panorama general de lo que aprenderán en cada unidad, para lo cual se requerirá de un organizador avanzado. Un organizador consiste en un esquema visual en el que se presentará la relación de los aprendizajes previos que deberá tener el participante y los nuevos conceptos que adquiriría . Este método se basa en la teoría del aprendizaje constructivista postulado por Jean Piaget.

Ofrecer apoyo durante el proceso de aprendizaje:

Destacar información importante a través del uso de elementos visuales como mapas conceptuales o infografías. Agregar elementos para hacer significativa la información importante de alguna manera, resaltando o agregando detalles adicionales. Agregar elementos visuales y multimedia cuando sea posible, de tal manera que el contenido se ajuste a los diversos estilos de aprendizaje.

Hacer un proceso de seguimiento del aprendizaje en los participantes para verificar su nivel de comprensión:

No es recomendable realizar una retroalimentación al final de la unidad de aprendizaje. Es mucho más eficaz si se realiza durante todo el proceso. Hay que asegurarse que el aprendizaje sea recordado desde el principio, y que los conceptos principales queden debidamente afianzados conforme el participante va avanzando en el contenido de la lección.

Consejos para diseñar una lección de aprendizaje en forma digital.

El proceso es similar al desarrollo de un contenido impreso, sólo que en este formato intervienen otro tipo de mecanismos que enriquecen el aprendizaje del participante.

Introducción de la Unidad:

Proporciona los conceptos principales de la unidad en forma sucinta, puede ser a través de balazos (bullets). Una pequeña prueba previa puede ser útil para determinar que es lo que ya saben los estudiantes, introduciendo al mismo tiempo los conceptos clave.

Los materiales como imágenes o un video corto ofrecen también un buen punto de partida para que el aprendizaje sea recordado.

Dividir el contenido:

Presenta el contenido en segmentos razonablemente digeribles, más que en una sola página web grande – es fácil perder el contexto cuando hay que desplazarse hacia arriba y hacia abajo- .

Enriquecer el material:

Anota términos clave y resalta contenidos esenciales, proporcionando definiciones, ejemplos o materiales a través de ligas, comentarios entre paréntesis, audios/videos embebidos o materiales desplegables.

Proporcionar contenidos a través de hipervínculos:

Resaltar el contenido desde diferentes perspectivas promueve que el aprendizaje sea recordado; pueden integrarse materiales adicionales de fuentes en línea. Esto puede hacerse en la ventana del contenido principal, en una barra lateral o en otros presentadores de contenido.

Dar retroalimentación:

En cada página pueden incluirse evaluaciones formativas. La retroalimentación puede ser genérica o puede ser individualizada en forma más específica de acuerdo a las respuestas del estudiante. Las evaluaciones formativas en línea ayuda a mantener a los participantes alerta y en el buen camino. Pueden ser estimulantes (mediante la retroalimentación positiva) para indicar al estudiante los aspectos más sobresalientes del contenido.

Profundizar el aprendizaje:

Siempre hay participantes que desean ahondar más en el conocimiento. Por ello se sugiere poner recursos adicionales como videos o ligas de información a sitios en internet que aborden temáticas complementarias.

Leave a comment