La escritura en dispositivos móviles para la capacitación

Los primeros intentos para tomar notas en forma electrónica, se remontan a fines de la década de los noventas con el lanzamiento del famoso PDA (Personal Digital Assistant) llamado Apple Newton.

El objetivo primordial del PDA fue ofrecer al usuario la posibilidad de almacenar electrónicamente apuntes que realizaba escribiendo encima de la pantalla, apoyándose de un instrumento de plástico similar a un lápiz, sin embargo, el reconocimiento de los caracteres que realizaba el dispositivo no eran del todo correctos, por lo que el usuario debía escribir una y otra vez el mismo texto a fin de que el aparato lograra la reproducción exacta de cada palabra o frase escrita.

La etapa en que Apple Newton permaneció en el mercado fue muy breve retirándose en 1998. Palm Inc toma el liderazgo en el sector y desarrolla PDA con la firma de Palm con distintas versiones. El resultado fue exitoso en su época, aunque debo confesar como usuario que fui de este aparato, que era imprescindible tener un número de horas de práctica considerable para dominar la forma en como había que escribir caracter por caracter.

A pesar de que Palm se estaba adelantando al futuro modificando los PDA por teléfonos con la integración de PDA como la Palm Treo, no pudo soportar el embate del surgimiento del iPhone en el año 2007, el cual incide en el nivel de ventas registrado por Palm, pues la forma en que el usuario capturaba la información a través del uso de un teclado digital en pantalla, aunado a otros factores como el nuevo sistema operativo que permitía hacerlo compatible para sincronizar datos tanto para productos de la línea Apple como PC.

En el año 2010 surge el iPad como un dispositivo que permitía leer documentos electrónicos pero que jamás pretendió ser la competencia de Kindle. En estos momentos se ha reinventado como una herramienta muy poderosa a través del lanzamiento de la iPad Pro, cuyas características permiten al diseñador realizar trabajo de ilustración digital de manera profesional y aunado a todo esto, tiene un sistema de reconocimiento de caracteres que funciona muy bien, lo que permite que las personas puedan utilizar este dispositivo para tomar notas, hacer escritos o anotaciones en imágenes o documentos en pdf.

¿Qué beneficios puede tener esta herramienta para el desarrollo de la capacitación?

  1. Utilizar este dispositivo como substituyendo el cuaderno de apuntes convencional. A través del proceso de reconocimiento de texto tan sofisticado que tiene, es preferible tener notas que a la postre se pueden almacenar digitalmente en la nube o utilizando otras vías como el correo electrónico
  2. Hacer acotaciones en materiales de capacitación electrónicos. Esto es ideal para que los participantes a un curso puedan tener la posibilidad de realizar notas directamente sobre los materiales electrónicos.
  3. Puede ser un apoyo importante para la exposición de datos en una presentación. Permite presentar la información de un documento digital y sobre éste, el usuario a través del uso de un software puede hacer acotaciones, de voz y de trazo, mismas que son grabados y que pueden ser compartidos electrónicamente.

El tiempo finalmente es el que determinará cuál es el destino de este dispositivo y su posible inclusión en procesos de enseñanza aprendizaje. Cada vez más aparecen propuestas de software de corte educativo que buscan la facilitación de procesos de instrucción dentro y fuera del aula, así que seguramente seremos testigos de buenas noticias para los que nos dedicamos al mundo de la capacitación y la enseñanza.

Leave a comment